A través de la matemática se encuentra soluciones muy creativas a cualquier reto.

Cuentos

Anuncios

Comentarios en: "Cuentos" (7)

  1. Paula Estefania Conde Gomez dijo:

    Muy buenos cuentos, esta página tiene mucha información que nos ayuda a alimentar nuestro cerebro de información.

  2. Esta pagina es muy buena en serio aprendemos.,

  3. Libia Barrios dijo:

    Hoy les entregamos El tío Petros y la conjetura de Goldbach, fascinante libro lleno de suspenso y emoción. Lo recomiendo.

  4. paula yuriana lazo reyes dijo:

    esta pagina es maravillosa podemos aprender divertirnos y desarollar el matematico en potencia que tenemos dentro

  5. BODA MATEMÁTICA

    Asomaba el sol por el eje X cuando los numéricos habitantes
    de la ciudad de Tales se preparaban para asistir a la boda entre
    un ábaco convergente y la variable independiente y finita Fi-Fi.
    Era el padre de Fi-Fi un ilustre parámetro jefe del partido de
    los incrementos, y su madre había sido mantisa en las tablas
    logarítmicas, pero tuvo que dejarlo debido a una hipótesis
    repentina que degeneró en tesis y estuvo a punto de anularla.
    Iban los novios en una magnífica fracción tirada por dos posibles
    hiperboloides; detrás iba el complejo formado por logaritmos e
    incógnitas auxiliares entre el bullicio de la música que
    interpretaban las clásicas integrales. Mientras tanto, y
    aprovechando este bullicio, algunos de los puntos irregulares se
    entretenían lanzando tangentes a las curvas de los concurrentes.
    Entraban los contrayentes en el templo, que era una
    magnífica sala troncocónica adornada por conos oscilantes e
    iluminada con parábolas. Oficiaba la ceremonia un severo segmento
    rectilíneo ayudado por dos infinitésimos.
    Todo hubiera transcurrido con normalidad a no ser por un
    positivo y un negativo que dadas las circunstancias fueron
    difíciles de despejar. Terminada la ceremonia, entró el juez con
    la regla de Ruffini bajo el brazo y como primera precaución mandó
    encerrar al novio entre corchetes. Luego, cogiendo a Fi-Fi por el
    punto de inflexión, se la llevó a la sombra de un vector, donde
    se dedicó a la dulce tarea de derivarla, ante el creciente
    asombro de los elementos de los parámetros. Mientras tanto, Fi-
    Fi, con los senos despejados, las paralelas tendiendo al infinito
    y bajadas las medias proporcionales, veía con horror cómo el juez
    sacaba su factor común, que iba tomando valores proporcionales
    crecientes y se lo iba permutando con repetición.
    Alarmados los concurrentes por la anormal transformación
    cogieron al juez entre paréntesis y lo elevaron a la enésima
    potencia, lanzándolo por la pendiente del eje X al infinito.
    Allí quedó Fi-Fi, que se hallaba al borde de la ecuación con
    los miembros diferenciados y la matriz cuadrada. El novio, por su
    parte, fue un ser despejado que anduvo errante de raíz en raíz y
    de radical en radical hasta que abrumado por la congoja ingresó
    bajo la rígida regla de Kramer en el convento de Euler.
    Autor desconocido

  6. EL AMOR

    En cierto libro de matemática, un cociente se enamoró de una

    incógnita. Él (cociente), producto de una familia de

    importantísimos polinomios. Ella, una simple incógnita, de

    mezquina ecuación literal ¡oh! ¡Qué tremenda desigualdad! Pero

    como todos saben, el amor no tiene límites y va del más

    infinito al menos infinito.

    Embargado, el cociente la contempló desde el vértice hasta la

    base, bajo todos los ángulos, agudos y obtusos. Era linda, una

    figura impar que se evidenciaba por: mirada romboidal, boca

    trapezoidal y senos esféricos en un cuerpo cilíndrico de líneas

    sinusoidales.

    ¿Quién eres? preguntó el cociente con una mirada radical. Soy

    la raíz cuadrada de la suma de los cuadrados de los catetos.

    Pero puedes llamarme hipotenusa – contestó ella con expresión

    algebraica de quien ama.

    Él hizo de su vida una paralela a la de ella, hasta que se

    encontraron en el infinito. Y se amaron hasta el cuadrado de la

    velocidad de la luz, dejando al sabor del momento y de la

    pasión, rectas y curvas en los jardines de la cuarta dimensión.

    Él la amaba y el recíproco era verdadero. Se adoraban con las

    mismas razones y proporciones en un intervalo abierto de la vida.

    Luego de tres cuadrantes, resolvieron casarse.

    Trazaron planes para el futuro y todos le desearon felicidad

    integral. Los padrinos fueron el vector y la bisectriz.

    Todo marchaba sobre ejes. El amor crecía en progresión

    geométrica. Cuando ella estaba en sus coordenadas positivas,

    concibió un par: al varón, en homenaje al padrino lo bautizaron

    versor; la niña, una linda abscisa. Ella fue objeto de dos

    operaciones.

    Eran felices, hasta que un día todo se volvió una constante.

    Fue así que apareció otro. Sí, otro. El máximo común divisor,

    un frecuentador de círculos viciosos. Lo mínimo que el máximo

    ofreció fue de una magnitud absoluta.

    Ella se sintió impropia, pero amaba al máximo. Al saber de

    esta regla de tres, el cociente la llamó fracción ordinaria.

    Sintiéndose un denominador común , resolvió aplicar la solución

    trivial: un punto de discontinuidad en sus vidas. Cuando los

    dos amantes estaban en coloquio, él, en términos menores y ella

    en combinación lineal, llegó el cociente y en un giro sin

    limites disparó su 45.

    Ella pasó al espacio imaginativo y el fue a pasar a un

    intervalo cerrado, donde la luz solar se veía a través de

    pequeñas mallas cuadradas.

    Autor anónimo

  7. ¡Buen día CUENTOS! Me alegra el aporte, sin embargo me gustaría que nos contaras sobre el autor del escrito, si eres tú o lo has tomado de internet, si es lo segundo, te ruego que siempre que lo hagas indiques de dónde lo has tomado y quien es el autor, así respetamos la autoría y permitimos que se continúe trabajando en nuevas creaciones.

    Hasta pronto y no dejes de responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: